miércoles, 29 de abril de 2015

Diario de una librera (3) A veces la soledad puede ser buena, a veces abruma

Vuelvo a escribir después de mucho tiempo, no por falta de ganas sino porque me he enfocado en otras cosas últimamente, y como siempre, así, mis blogs se ven un tanto abandonados, este en particular. Pero siguiendo con mi relato de las vivencias de mi día a día en este nuevo rol de librera, hoy me quiero enfocar en un sentimiento muchas veces percibido como negativo. Hablo de la soledad.
Encargarme sola del negocio me ha llevado a pasar muchas horas conmigo misma, sin otra compañía. No es algo que siempre sea malo, algunas veces me sirve para leer, o para ocuparme de otras cosas creativas, en fin, si estuviera escribiendo en inglés diría que siempre he sido a kind of a loner, o sea una persona un tanto solitaria, alguien para quien el silencio no es molestoso y  la música tampoco. Cuando uno tiene muchas cosas en que pensar, tanto el silencio absoluto como una buena música pueden ser refrescantes.
En otras ocasiones, sin embargo, la soledad parece un monstruo trepidante que amenaza con quitarte toda esperanza. Me ha ocurrido. Particularmente cuando las responsabilidades de este lugar repleto de libro me abrumaban. Pero fueron tormentas que fui superando, gracias a Dios, y sí, también gracias a la ayuda de quienes, incluso desde la distancia me rodean. Hoy les doy las gracias a esas personas por ayudarme a no rendirme cuando me desesperaba porque no había ventas o porque todo de pronto parecía negro y sin futuro. ¡Gracias!  Es casi seguro que en el futuro enfrentaré otras tormentas, de eso se trata la vida, pero, creo yo, también me siento más fuerte.
Por lo pronto, me despido, quizás en próximas entradas les vaya contando anécdotas más interesantes que esta reflexión apresurada y solitaria, espero contarles de las cosas que hacen que este lugar tenga vida, anécdotas que sólo se puede vivir entre  los libros.
- La librera 

2 comentarios:

  1. A veces la soledad es lo único que pides, lo que mas se añora, sinembargo otras veces es como un pozo profundo del cual es muuuuuy difícil salir.
    Hay veces que por elección estamos solos y nos parece el paraíso. Soledad. Musica. Fotos. Libros. O solo pensando. Pero otras en las cuales solo necesitas compañía, sonidos. Personas, o como muchos le dicen "Que haya mas Vida" ..

    Me encanta tu diario.. Por mi puedes seguir que en la distancia iré leyendo.. Comentar mmm tal vez (aveces no se puede).
    Saludos -Ceci.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ceci, gracias por este comentario, es muy cierto, la soledad es una sensación totalmente ambivalente, a veces es algo hasta deseado y otras nos abruma, nos entristece, gracias por leerme y creo que me das pilas para retomar este blog olvidado

    ResponderEliminar

Me gustaría saber tu opinión, gracias por darle vida a este blog dejando aqui tu comentario